Puesto que Mangareva está cerca de Isla de Pascua, es lógico suponer que la migración polinésica a Isla de Pascua empezó desde allí. Los  Mangarevanos actuales creen que la tierra llamada Mata-ki-te-rangi, a la cual navegaron sus antepasados, se refiere a la Isla de Pascua. Sin embargo, las tradiciones Mangarevanas de viajes a esta tierra registradas por Buck, la describen como una tierra alta donde desembarcar es arduo y está localizada al sur de Mangareva. "Está bastante cerca de acá" y está definitivamente asociada con árboles del pan, que no crecen en las colinas yermas de Isla de Pascua. De hecho, la única isla a la que se aplicarían todos estos detalles es Pitcairn. El texto tradicional dice de Mata-ki-te-rangi" ..la tierra era muy como Pitcairn en mucha verdad" que puede traducirse para significar "que la tierra era en verdad Pitcairn." En Mangareva Pitcairn era llamada "Erangi" o Herangi que Buck cree ser una forma abreviada de Mata-ki-te-rangi o Kai-rangi. En la historia nativa, un dios le envió una visión a Rangahenua diciéndole que fuera a Herangi; por consiguiente Rangahenua navegó a Mata-ki-te-rangi. 

La identificación que ha ocurrido de Isla de Pascua con Mata-ki-te-rangi, es de tiempos post-europeos cuando la comunicación entre Mangareva e Isla de Pascua era frecuente. Cuando Laval escribió su manuscrito acerca de Mangareva, Rapa-nui ya había sido propuesta por los nativos como el equivalente de Isla de Pascua. Aproximadamente en el mismo tiempo un Mangarevano les dijo a algunas personas en Tahiti, probablemente a los misioneros, que sus antepasados habían emigrado a la isla de Pascua, donde ellos encontraron una población que ellos exterminaron. Esta tradición fue informada a De Lapelin por un Mangarevano que debe de haber estado en Isla de Pascua, porque él decía, cuándo termina su relato, "¿No ha visto sobre Anakena los grandes montones de piedras? Ésas son las paredes de nuestros antepasados." 

Este detalle impresionó a Routledge, quien comenta que aunque no hay ninguna señal de fortificaciones en Anakena, una de las colinas del este de esta ensenada ha sido atrincherada por alguna razón. Se llama Maunga-hauepe, y Brown con vívida imaginación, lo compara a un pueblo  fortificado maorí (pá) y atribuye su construcción a Hotu-matua, que lo erigió para resistir a la población que él encontró en la isla. En varias ocasiones yo ascendí esta colina pero no encontré señal alguna de atrincheramiento. La colina está compuesta de ceniza volcánica y es impropia para la defensa. La depresión en la cima de la colina es natural. En la cuesta de la colina, entre Anakena y Ovahe, hay un cercado hecho de piedras sueltas. Los nativos afirmaron repetidamente que esa pared era un corral antiguo. El atrincheramiento visto por los Mangarevanos, que ellos creyeron ser el resto del fuerte construido por Ranga-henua estaba probablemente compuesto de numerosos bloques de ahu esparcidos por ahí. 
 
Aunque los polinesios han incluido el nombre de Isla de Pascua en sus tradiciones y han atribuido su descubrimiento a los personajes legendarios de su país, la mayoría de estas identificaciones son interpolaciones o racionalizaciones tardías de viejas leyendas hechas cuando se conoció la existencia de una tierra lejos en el este, que vino a ser conocida por ellos después del contacto con la civilización europea. Es casi cierto que antes de la venida de los hombres blancos, ninguna referencia a la Isla de Pascua existió en las tradiciones nativas de cualquier  otra isla de Polinesia. "


 
   

VOLVER INICIO